A lo largo de esta página, enumeraremos inicialmente aquellos formatos de cartas que más se vienen utilizando en el presente, adaptando siempre cada ejemplo a las temáticas actuales, con instrucciones claras y concisas de redacción.

El objetivo de esta página no es otro que el de servir de consulta a cuantos necesiten escribir y plasmar sus ideas, en base a la comunicación eficaz y correcta con el resto de sus semejantes. Se exige de una serie de pautas o normas que se deben de seguir, de modo que la información quede redactada de forma clara y concisa, y la información alcance al remitente con la misma intención con la que el emisor la envía.

Escritura de cartas

La comunicación entre seres humanos es quizás una de las facetas más características de la la propia naturaleza de las personas. Podemos llegar a afirmar que forma parte inherente y consustancial con el propio instinto y la propia necesidad de comunicarse, permitiendo que la información fluya a través de los miembros que conforman cada una de las comunidades.

A lo largo de la historia, la comunicación mediante cartas ha sido el método más eficaz y más utilizado durante siglos. Es hoy en día cuando han surgido nuevas tecnologías, y nuevos medios de largo alcance, que permiten acercar distancias y compartir información en décimas de segundo, tales como el teléfono, el correo electrónico, el fax…

Sin embargo, aunque el progreso avance a pasos agigantados, el lenguaje escrito y la utilización de la carta, ya sea digital o en papel, mantiene su importancia y continúa sin perder su lugar preeminente. Sigue manteniendo vigente la fiel costumbre de permanecer y dejar constancia de cada uno de los pensamientos plasmados. Aunque pase el tiempo y aunque cambie nuestra forma de pensar.

Cada formato requiere sus propias normas de protocolo en función del tema del que se trate, de la información que se solicite, o en función de la persona a la que va dirigido:

Nuestros formatos de cartas (2017)

Cartas de renuncia: En especial la renuncia de un empleo o de un trabajo simboliza el final de la relación laboral que une al trabajador con su institución o empresario. A efectos legales y para evitar todo tipo de confrontaciones, se utiliza de forma habitual para expresar dicho deseo y dejar constancia de ello.

Cartas de recomendación: se utilizan para dar a conocer aquellas aptitudes favorables que destacan en el trabajador, y que por lo general, vienen de la mano del anterior empleador o empresario. De esta forma, la persona encargada de contratar puede añadir al curriculum del trabajador una buena puntuación extra que en muchos casos marca la diferencia a la hora de ser, o no ser contratado.

Cartas de poder: Utilizan las personas que desean delegar ciertas actividades en su nombre, otorgando a una segunda persona el poder de actuar en nombre de su representante. siempre bajo ciertas limitaciones, y siempre bajo el consentimiento de quién la firma.

Formato de compromiso: Se basa en confirmar que se acepta algún tipo de condición y que existe un compromiso escrito de realizar dichas actividades. Mediante este tipo de carta se formaliza el contexto de tipo oral, de modo que el compromiso pase a ser escrito.

La carta laboral: Reproduce el sistema de cartas que genéricamente se solicitan o se dedican de uso exclusivo al mundo del trabajo o al entorno laboral, siendo dichos formatos tan diferentes como temas laborales podamos encontrar.

La carta de trabajo: Se basa en todo aquel tipo de correspondencia que se utiliza en temas de uso profesional y laboral. Ya sea entre el empresario y sus trabajadores o entre el trabajador y cualquier institución. En el caso de necesitar formalizar los distintos tipos de formatos de contratos laborales, podemos encontrar algunos modelos en la siguiente página sobre contratos.

La carta formal: Se utiliza para diversas facetas de correspondencia, cartas bancarias, laborales, de negocios o de reclamación, pero todas ellas con el nexo en común de redactarse con un contenido formal.

Formato de solicitud: Se emplea por parte del interesado, para solicitar cualquier tipo de vinculación con una empresa u organismo, o para la solicitud de información, precios, catálogos, especificaciones técnicas…etc. Aunque la carta de solicitud de empleo sigue siendo mayoritaria.

Formatos  comerciales: Se utilizan para todo tipo de comunicaciones de ámbito comercial, como puedan ser las solicitudes de préstamos, o la solicitud de un catálogo, o la contratación laboral de un trabajador…

La carta responsiva: Comprende aquel tipo en el que la persona hace responsable a otra por algún tipo de suceso. Del mismo modo, es posible utilizar dicho formato para hacerse uno mismo responsable de cierto hecho, de modo que se libere en las demás personas implicadas, el peso de dicha responsabilidad.

Formato de petición: Se utiliza por parte de una persona o por un grupo de personas para reivindicar algún derecho o necesidad no cubierta, del mismo modo que se utiliza a modo de solicitud de cualquier material o servicio que así se necesiten.

La carta de despido: Se utiliza por parte del empresario para dar por finalizada la relación laboral de su trabajador por los motivos que fuesen, ya sea un despido justificado o injustificado. Se distingue de la baja voluntaria en que el trabajador no desea ser despedido.

Cartas de Presentación: Se utiliza para resaltar las cualidades humanas de la persona que solicita el puesto de trabajo. Habitualmente acompaña al curriculum y su función es la de destacar y despertar interés en el lector de modo que su candidatura sume puntos de cara a la contratación.

Cartas de invitación: Tal y como su nombre indica, se utiliza para invitar de forma cordial al evento o participación que corresponda. Conviene tener cuidado a la hora de referirse a personas importantes o a personas de mayor cargo, y sobre todo, que el lenguaje cordial no se confunda con una falta de respeto.

Cartas de referencia: Sirve para ayudar al personal de selección de empleo a catalogar de manera óptima a los aspirantes a un puesto de trabajo. La parte importante de las referencias no es tanto las características de la persona recomendada como la persona que enuncia dichas referencias.

Formato de agradecimiento: Se escribe, dentro del ámbito laboral, una vez que hemos sido seleccionados para un puesto de trabajo. No es necesario hacerlo, pero siempre conviene comenzar con una buena impresión que les haga saber que no se han equivocado contigo.

Carta documento: Se basa en un tipo de carta que se envía mediante una agencia de correos, la cual da fe y certifica la entrega.

Los reclamos: Hace referencia a las cartas de queja y de reclamación. Cuando no hemos sido satisfechos por un producto o un servicio, conviene enviar un reclamo para hacerle saber a la compañía nuestra insatisfacción.